PATRIA

Novelar la historia reciente de una sociedad es para algunos un desafío arrogante y partidista…pero para otros, en cambio, se trata de un aporte testimonial e imperecedero.

Fernando Aramburu tenía unos cuantos libros a sus espaldas cuando escribió PATRIA, no estamos ante un escritor novel en busca de su primera bandera a cuadros. Nacido en San Sebastián en el 59, desde 1985 vive en Alemania, a una distancia suficiente para adquirir perspectiva…o perder el derecho a contar cosas que ya no le pertenecen.

 Inevitablemente, PATRIA es de esa clase de libros al que cada lector contaminará con su propia ideología. Sus protagonistas giran alrededor de una organización llamada ETA. Integran una sociedad ambigua que se debate entre la complicidad o la indiferencia. Sufren y padecen, manipulados o asesinados.

En la página 553 Fernando Aramburu dice sin decir que a las víctimas del terrorismo se les ha prestado poca atención por parte de los escritores vascos. Interesan más los victimarios, sus problemas de conciencia, su trastienda sentimental y todo eso. Además, el terrorismo de ETA no sirve para atacar a la derecha…para eso es mucho mejor la guerra civil.

 

La novela PATRIA del vasco Fernando Aramburu ha ganado el Premio Nacional de Narrativa 2017 y no es el único reconocimiento en la carrera de su autor. Los americanos de HBO España quieren comprar los derechos para producir una serie…saben que los asuntos polémicos traen audiencia, como ya hicieron sus colegas de HBO Italia con The Young Pope.

 Mi consejo es leerla, no evitarla.

Conmueve y nos hace sentir a los otros.

Ya no está ETA, no hace falta que pensemos igual.

 

| Autores:  Fernando Aramburu

| Editorial: Tusquets Editores, 2016

| Comprar en

alt < casa del libro >

Néstor Salvador Boichenco

Escrito por

Nací en Buenos Aires cuando aquello brillaba de muchas maneras y, después de varias vueltas por aquí y por allá, hace más de 15 años que estoy afincado entre la ciudad de Bilbao y sus magníficas conexiones aéreas. He trabajado en distintos países, con empresas americanas, alemanas, francesas y españolas, cuya diversidad organizacional me ha llevado a participar en el mundo moderno, en red, cada vez más complejo y globalizado. Dice un buen consultor argentino que cultura también significa “cómo se hacen las cosas aquí” y en verdad es muy cierto. Sigo pensando que aceptar otras formas de hacer nos permite ser flexibles y entrenables. Hoy, puedo mezclar experiencia y metodología para contribuir a crear estrategias comerciales, innovadoras y orientadas a la internacionalización. Siempre con ideas nuevas y muchas ganas, pero sin olvidarme que aprender sigue siendo un deporte de contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *