Marketing de contenidos: menos sostén y más iluminación

Cuando entre 1997 y 2000 asistimos al boom de las punto-com, Internet se llenó de negocios y tiendas electrónicas cuyo funcionamiento nadie entendía. Las oportunidades parecían ser ilimitadas y el dinero fluía con rapidez hacia lo que se pensaba que serían grandes ideas. Tras la explosión de la burbuja, recorrimos un largo camino hasta aprender cómo usar estos medios online de forma efectiva, generando valor de marca y midiendo los beneficios, de modo que todas las personas pudieran entender su funcionamiento.

Los errores que cometimos en el pasado ahora parecen obvios. Nos ayudaron a comprender que lo que realmente gusta a los usuarios es la capacidad que tiene Internet para ofrecer respuestas a sus preguntas y aprender. Hoy día, al igual que en la vida real, es impensable crear negocios online o websites corporativos pasivos, que queden a la espera de recibir las visitas de clientes potenciales. Si no invertimos en acciones de captación, para seducirles con argumentos que despierten su interés, pocas veces culminaremos en una acción posterior sobre nuestra marca.

David Ogilvy, uno de los genios de la publicidad, decía: “He notado una creciente resistencia por parte de los ejecutivos de marketing a usar su propio criterio. Se apoyan demasiado en la investigación y la utilizan como el borracho usa un farol, más como sostén que como iluminación”. Y es que vivimos en una cultura en la que conocer a los clientes personalmente es más importante que nunca. Numerosos informes online y herramientas en Internet nos facilitan la recopilación de datos relacionados con nuestro clientes potenciales. Pero no debemos interpretar las cosas al pie de la letra, ya que si no los sabemos cruzar con la experiencia y know how, estaremos condenados al fracaso.  

En definitiva, se trata de crear contenido de valor y transmitir esa diferenciación del negocio a tus clientes potenciales. Solo si conoces lo que requieren tus distribuidores, mayoristas, minoristas, integradores o usuarios finales, podrás responder a sus dudas con información y ofrecerles lo que necesitan, ayudándoles a decidirse por tu marca y no por la competencia. Si eres capaz de crear una estrategia de marketing de contenidos para tu empresa y crear un entorno online pensado para dar respuesta a tus usuarios, fidelizarás los clientes actuales y captarás la atención de otros potenciales con un website que despierte el interés por la marca. ¿No te parece?

Iñigo Guiroy

Escrito por

Nací en Donosti, y decidí que quería trabajar en el mundo del marketing cuando solo era un niño y ayudaba a mis tíos en su taller de serigrafía. Desde entonces ha pasado mucho tiempo y he paseado por infinidad de lugares. He conocido todo tipo de personas trabajando tanto para pequeñas empresas como para grandes corporaciones que venden sus productos o servicios a nivel internacional. En este camino he aprendido de las experiencias de unos y otros, pero sobretodo he aprendido a desaprender para buscar respuestas simples y conseguir poner Internet al servicio de las empresas, y no al contrario.

Un comentario a “Marketing de contenidos: menos sostén y más iluminación

  1. Totalmente de acuerdo Iñigo, las páginas web no deben crearse porque si, sino que tenga un sentido específico con el fin de influir a los clientes a decantarse por nuestro producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *