Informe Proyecto BIP – Basque Innovation Perception

Ha llegado a mis manos un documento publicado por Innobasque en febrero 2017 y que lleva por título INFORME BASQUE INNOVATION PERCEPTION: BIP 2016 Percepción y perspectiva del Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación. Está realizado por expertos sobre la materia; de profesiones y círculos distintos: investigación, administración, empresas y grupos sociales. Pero no es esta la causa de esta aportación. El análisis de la metodología y composición del método daría para otro comentario.

Vayamos a lo que he entendido. Lo primero es un gran nivel de autosatisfacción. Y aquí empiezan mis dudas. Si hay algo que es de por sí incompatible con la innovación es la satisfacción. Superado este umbral, mi pensamiento encontró algo que le hizo dudar aún más. Se menciona el alto nivel del personal de investigación como fortaleza del entramado investigador. Y me pregunto ¿Cómo de universidades mediocres – los índices avalan esta afirmación – pueden salir investigadores potentes? ¿Cuándo y cómo se ha producido esa magia? Al menos yo no me he enterado y es posible que se me haya pasado por alto.

En el aspecto negativo cita el informe, fundamentalmente, a fallos de las PYMES en relación con la investigación y el desarrollo. La lectura de los anexos, no obstante, manifiesta discrepancias entre algunos de los colectivos participantes.

Este marco de discusión me recuerda a una serie de conversaciones que mantuve recientemente con el Profesor  Emilio Muñoz Ruiz, antiguo presidente del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Se quejaba de la poca inversión en Investigación a nivel del Estado. Le comenté a mi amigo que quizás lo que sería más conveniente era empezar a adoptar las tecnologías y conocimientos avanzados existentes para que nuestro sistema socioeconómico se fuera homologando a los sistemas más avanzados. La verdad es que no le gustó mucho y dijo que le sorprendía que una persona “tan ilustrada como yo ” le dijera eso.

Quiero decir lo mismo a los amigos de Innobasque. La i minúscula del trío IDi es la locomotora del proceso. Esa i minúscula está situada, fundamentalmente, en el tejido empresarial y es ahí donde es preciso actuar de forma decidida.  Los elementos de colaboración, participación y fomento deben desplegarse desde las empresas. La primera exigencia es que los directivos empresariales estén atentos a los cambios. Un empresariado moderno, consciente y culto tiene que estar, como ya lo ha estado en otros momentos de nuestra historia, a la vanguardia de la innovación. Y desde ahí impulsar la investigación y el desarrollo.

Quiero terminar diciendo que los términos I+D, no son de nuestros tiempos. Son una herencia intelectual de Francis Bacon quien, a caballo entre los siglos XVI y XVII, pensó que la sociedad perfecta “New Atlantis” estaría formada por Científicos que investigaban y por Ingenieros que desarrollaban los productos de esas investigaciones. En el siglo XXI, necesitamos propulsores de la innovación. Ese es el verdadero reto; o, al menos, eso pienso.

Pedro Ruiz Aldasoro

Escrito por

Nací en Bilbao y me defino como un promotor inquieto. He combinado mi licenciatura en económicas con diferentes áreas de mi interés, que me han llevado a especializarme en planos como el emprendimiento en industrias creativas, desarrollo de empresas, fomento de centros creativos... Sin embargo, prefiero que sean los proyectos en los que participo los que hablen de mí. Destaco por ejemplo la atracción del museo Guggenheim a Bilbao, o la creación del programa Vaya Semanita. La novedad no me asusta, y creo que para innovar hay que ser inconformista. Me gusta la modernidad y combino con comodidad la reflexión y la acción.

2 thoughts on “Informe Proyecto BIP – Basque Innovation Perception

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *